Es común que al encontrarnos con alguien con quien hay un conflicto, las emociones nos desborden. Aunque se tenga planeado lo que se va a hacer o decir, llegado el momento, las emociones pueden superar a la persona. Y si nos dejamos arrastrar, puede que hayamos generado un nuevo problema… Por eso es importante desarrollar el autocontrol para que podamos avanzar en la resolución del tema.