(722) 2613925
contacto@ecca.org.mx

Blog

Tips para empezar una alimentación consciente

Para llevar una alimentación sana, no necesariamente tenemos que hacer dietas estrictas, existen otras alternativas que pueden ayudarnos a determinar nuestros niveles de salud a partir de lo que ingerimos y cómo lo hacemos. La alimentación consciente, Mindfulness, como se le conoce en Estados Unidos, es una iniciativa de hábitos saludables para la vida, que propone que la consciencia y atención plena en nuestros alimentos, así como el disfrute de nuestra comida y los momentos en los que la disfrutamos, son excelentes caminos para incentivar la salud en nuestro cuerpo. Además, prestar atención a lo que comemos y la forma en que lo hacemos, nos ayuda a evitar el consumo impulsivo, y, por lo tanto, regulamos nuestro peso saludable.

La nutrióloga Guadalupe Herrera, asesora en Metco, nos escribió algunos tips para que comiences a practicar una alimentación consciente y así tengas una relación organizada con tus alimentos y tu cuerpo:

1. Hidrátate: Bebe agua natural a lo largo de todo el día, pues en ocaciones confundimos la sensación de sed con hambre, si escuchas tu cuerpo reconocerás la diferencia. Dale un toque diferente al agua preparando infusiones o agua de Jamaica natural, endúlzala con Svetia. 

2. Procura comer sentado y acompañado, comenta con tus compañeros temas diferentes al trabajo, el estar conversando dará un mayor tiempo entre bocado y bocado.

3. Come despacio a pesar de que tengas muchos pendientes, la hora de la comida no es una carrera de velocidad, tu cuerpo necesitas un descanso para disfrutar de la comida, mastica cada bocado para sentir su textura y sabor; así será más fácil darte cuenta en qué momento tu cuerpo está satisfecho, y no comer solo por terminar lo que hay en tu plato.

4. Mantén lejos tu celular. Si comes al mismo tiempo que hablas o revisas tus redes sociales, perderás de vista qué cantidades de alimentos estás consumiendo y será más difícil identificar cuando ya estás satisfecha.

5. Muévete más, la actividad física constante te ayuda a moderar tu apetito, a controlar el estrés y tus emociones, por ende es más fácil comer menos. Sal a caminar o si lo tuyo es bailar, déjate llevar por tu música favorita.

¿Qué opinas?